Más consejos para ahorrar dinero en su factura de la luz

como-ahorrar-luz-consejosHace ya unas semanas le explicábamos tres conceptos que usted tenía que tener claros para conseguir ahorrar unos euros en su factura de la luz al año. Estas ideas, tanto la de apostar por la discriminación horaria, la de ajustar su potencia contratada, como la de comprar el equipo de contadores para ahorrarse los gastos de  alquiler; son el mejor inicio para empezar a constatar la reducción del precio si usted hace las cosas bien.

¿Es esto suficiente? La verdad es que no, por mucho que nos empeñemos, las compañías eléctricas nos van a cobrar los kilovatios que gastemos, nos guste o no. Por lo que, para conseguir seguir ahorrando debemos atacar el problema de raíz: a menos consumo, menos gasto. ¿Suena fácil verdad?…

Todo consiste en reducir el gasto; seguro que por la red hay mucha información (no tan veraz como nos gustaría) para ayudarnos a conseguirlo. Aquí intentaremos resumirle los mejores consejos.

El primero, que seguro que usted está cansado de oírlo, es reducir el consumo fantasma (o el gasto del stan-by), Sí, es muy cómodo levantarse y encender la tele con tan solo pulsar un botón; pero debería conectar todo este tipo de equipos a una regleta con un botón de “on” y “off” (y asegurarse de desconectarlo aislándolo así de la red eléctrica). Está estipulado que este gasto puede llegar a “robarle” entre el 7 y el 12% de media en el consumo de su hogar. Mención especial a los cargadores de móviles , tabletas etc… tenga en cuenta que, aún sin estar conectado al dispositivo, por el cargador (que no es más que un transformador, y por tanto, la parte conectada a la red es un circuito cerrado) sigue circulando la corriente, aumentando así el gasto sin absolutamente ningún beneficio para usted y su familia.

¡Ojo, Un buen aislamiento es la clave! Invierta en electrodomésticos de calidad, al principio supondrán una inversión fuerte, pero en pocos años estará amortiguado. Un buen horno ayuda a que el calor (por el que usted está pagando) no se “salga” y se pierda por su cocina; de manera análoga ocurre con su nevera, en ambos casos procure evitar abrir las puertas más de lo estrictamente necesario  ¡Y trate de ponerlos alejados el uno del otro!.

Controle el termostato de la calefacción de su hogar. Una temperatura razonable oscilaría entre los 19ºC y los 21ºC pudiendo bajarla a la hora de irse a dormir 3 o 4 grados. Tenga en cuenta que un grado más supone un aumento del  7% en el consumo (según datos de la OCU)

Con estos simples consejos, unidos al uso de lámparas de bajo consumo, y por supuesto, a no dejarse luces encendidas por despiste, conseguirá.