Una vuelta de tuerca más a los créditos en los juegos de mesa

juego apuestasEl mes pasado, si no recuerdan mal, les escribíamos un par de entradas (esta y esta) sobre este tipo de juegos de tablero. Estos juegos de una u otra forma había que pedir minicréditos o prestamos en un momento u otra de la partida para conseguir alzarse con la ansiada victoria. Después de haber escrito ya dos artículos sobre este tema; podrá parecer que no puede haber muchos más que utilicen estos recursos para crear un juego interesante y sobretodo, entretenido de jugar.

Pues bien, después de investigar por las ludotecas locales, aun podría añadirse dos eurogames más a esta curiosa lista. Puede que existan más, pero el abajo firmante no ha podido o no ha sabido encontrar más candidatos para enseñárselos a ustedes.

El primero es “El Capitán” de Wolfgang Kramer. Este juego está basado en la época de expansión colonial; y como viendo siendo costumbre, el objetivo es hacerse más rico que los demás aventureros que han decidido lanzarse de lleno al comercio marítimo. Lo interesante del juego es que este te obliga sí o sí o a construir una fortaleza (para defender tus colonias y que no que no se lleven otros sus beneficios) construir un almacén (precisamente para guardar sus valiosos productos) o pedir un préstamo. Las dos primeras cuestan dinero, la última obviamente no. Esto obliga al jugador a mantenerse en un delicadísimo equilibrio entre el éxito y la bancarrota.

El último es el “Eldritch Horror”. Este juego está totalmente basado en los mitos de Cthulhu, del escritor H.P. Lovecraft. Los jugadores, de manera cooperativa, deberán ingeniárselas para detener la llegada del dios primigenio de turno (pongamos Azathoth) o este devorará el mundo por completo. ¿Cómo deben los jugadores conseguir tal hazaña? Cerrando los portales que los seguidores, cultistas y demonios menores están abriendo para tal fin. Los héroes deben de preocuparse tanto por su salud física como mental; pero sobretodo, hacer acopio tanto de aliados, objetos, o servicios que les ayuden en la titánica lucha contra el mal.

Hay varias formas de conseguir estos recursos; la más factible; consiste en estando en una ciudad tratar de buscar dichos apoyos. El problema viene cuando el jugador no tiene el suficiente éxito en esta empresa, y le toca pedir un préstamo a los lugareños. Ventaja, es mucho más asequible conseguir ese preciado objeto que será fundamental en la lucha que se cierne más adelante; desventaja… que el jugador adquiere una deuda que puede (y seguramente lo hará) desembocar funestas consecuencias; como por ejemplo que te de una paliza la mafia local, que te roben los demás apoyos para pagar el interés y un largo etcétera.