Empiece a ahorrar desde ya en su factura del agua

ahorrar aguaComo bien recordará , en este blog ya le hemos dado varios consejos sobre como ahorrar en diferentes ámbitos domésticos, ya sea a la ahora de hacer a compra, como en reducir la factura de la luz.

En esta ocasión vamos a resumirle y explicarle las mejores ideas para que la esa temida factura del agua que llega cada dos meses no nos supongo un dolor de cabeza (ni un agujero roto en nuestros bolsillos)

Seguro que usted ya sabrá de esas cisternas para el retrete modernas, que disponen de dos botones diferentes; cada uno descargará una cantidad diferente de agua por el sumidero. Este tipo de  cisternas es una excelente idea para ahorrar, ya que le permite a usted ajustar el consumo de agua a la necesidad que usted requiera. Obviamente, cambiar de taza del váter es un gasto que no todos podemos permitirnos. ¿Solución?  Un truco viejísimo, meta una botella de agua dentro de su propia cisterna; esto reducirá el volumen del interior, minimizando el agua gastada cada vez que utilice la cadena.

Otro gasto innecesario, es toda esa agua que usted desperdicia al abrir el grifo y esperar hasta que esté caliente para usted poder tomarse una buena ducha caliente. Existen en el mercado unos aparatos que se llaman recirculadores de agua caliente, los cuales poseen una bomba incorporada, y su función es cerrar el circuito de agua (que circulara indefinidamente por sus tuberías) hasta que el agua alcance la temperatura deseada. Así usted obtendrá un doble ahorro. Por una parte, evidentemente no desechará toda esa agua fría por el desagüe; por otra, el calentador tardará menos tiempo en poner el agua a punto, por lo que también ahorrará energía (ya sea gas o electricidad).

El único problema de estos aparatos es su precio, unos 150 euros, más los gastos de instalación , ya que con total seguridad necesitará de la ayuda de un profesional para montarlo en su hogar. Aún así, seguro que un pocos meses habrá amortizado la inversión. Si , por lo que sea usted y su familia no pueden permitirse este desembolso; siempre podrá recurrir a otro viejo truco,  abocar esa agua en un cubo hasta que alcance la temperatura óptima , y luego gastarla en otro menester;  como regar las plantas, o en tareas de limpieza domésticas.