El dinero: una ficción colectiva

El dinero: una ficción colectiva

Absolutamente todos entendemos en mayor o menor medida el concepto del dinero. ¿Pero estamos seguros realmente de lo que es y de cómo funciona?

El dinero no es más que un medio sencillo para ayudarnos a hacer intercambios (si no estaríamos condenados al truque) ya sea para adquirir bienes o servicios. La clave para que esto funcione es que sea fácilmente transportable, fácil de acumular y sobretodo es una unidad contable (por lo que permite comparar el valor de diferentes productos entre ellos).

¿Pero qué valor real tiene el dinero?

Realmente ninguno (más allá del valor intrínseco del material utilizado para su confección) el valor del dinero (sea cual sea) no es más que el nosotros hemos decidido darle; como apunta Noha Narula en una charla de la organización TED en Paris “El dinero versa sobre las transacciones entre unos y otros; no es nada objetivo. Es una historia que nos contamos sobre el valor, una ficción colectiva”.

El concepto del dinero también ha evolucionado, desde el dinero de curso legal (monedas y billetes) que nos permiten intercambios de manera local con nuestros vecinos, a el dinero virtual. Este último, son solo información digital almacenadas en bancos y organizaciones gubernamentales. Este segundo tipo de dinero, nos permite transacciones muchos más rápidas y a mucha mayor distancia (globalmente) que el primero; y ya todos nos hemos acostumbrado a ello. Desde cobrar nuestra nómina, pasar una parte a un fondo de inversión, pedir créditos online, pedir financiación para abrir un negocio.. son solo algunos ejemplos en los que realmente solo se intercambian datos en un ordenador,no hay nada físico que pase de unas manos a otras.

¿Pero es este el último paso?

 La verdad es que, aunque hayamos avanzado mucho seguimos teniendo problemas con este tipo de dinero por algo tan simple de que sigue sujeto a las decisiones de los grandes bancos, países o instituciones gubernamentales. En los últimos días se están haciendo muy famosas un nuevo tipo de dinero que pretende solventar la mayoría de estos problemas que seguimos adoleciendo.  Estas son las llamadas criptomonedas (la más famosa la Bitcoin). En posteriores artículos intentaremos de arrojar algo de luz; pero lo que hay que tener claro es que este tipo de monedas no están sujetas ni reguladas por ningún agente externo y cualquiera. Aún así queda mucho por recorrer, sigue siendo algo difícil de usar, difícil de entender y lento; pero está abriendo un nuevo camino para un futuro diferente.