¿Nos hace el dinero más mezquinos? Estudio sobre la desigualdad social

¿Nos hace el dinero más mezquinos? Estudio sobre la desigualdad social

Hace varios meses escribimos varias entradas en este blog sobre diferentes juegos de mesa que utilizaban, en menor o mayor medida, mecánicas relacionadas con el dinero. Como pedir mini préstamos con “Le Havre”, como buscar financiación como “El Capitán” o conseguir el monopolio de los bienes inmuebles como en el “Monopoly”.

Precisamente con este último, el psicólogo Paul Piff y su equipo realizaron un interesante experimento.

¿En qué consistía?

Se ponían a varias parejas a jugar a dicho juego y eran grabadas por cámaras ocultas. Lo interesante es que el juego estaba abiertamente amañado, dándole a uno de los dos jugadores, más dinero, y más facilidades para obtener recursos; siendo cuestión de tiempo que dicho jugador acabará ganando la partida.

¿Qué comportamientos genero esto?

Pese a que los dos jugadores sabían perfectamente que el juego estaba amañado, el jugador que cada vez era más rico se comportaba cada vez de manera más altiva, con claros gestos de dominación, de forma más agresiva y lo más preocupante con menos empatía hacia el rival.

Pero ¿Están estas tendencias circunscritas solo a los juegos de mesa?

La realidad es que no, en este mismo estudio se quiso indagar en esta dirección. El siguiente experimento consistía en averiguar el porcentaje de coches que se detenían ante un supuesto peatón en un paso de cebra según el valor del coche. Se constataba la tendencia del caso anterior, los coches de las categorías más bajas se detenían todos, y hasta un 50% de los de la más alta gama se saltaban el paso de cebra (y la ley).

Esto no significa intrínsecamente que las gentes con mayores recursos tengan menos conciencia social de base; pero si apunta a que, al crearse y acrecentarse mayores diferencias sociales estos comportamientos nocivos afloran y se hacen cada vez más presentes.

¿Cuán peligroso es esto?

Más de lo que parece, la desigualdad social no es solo nociva para la gente de los estratos sociales más bajos, es una lacra que nos afecta todo ya que desquebraja los valores que todos consideramos buenos en una sociedad, como la esperanza de vida, crecimiento económico, vinculación social y aumentan los índices de delincuencia, consumo de drogas o las ratios de obesidad.

Bill Gates, uno de los hombres más ricos del mundo, en su discurso del 2007 en la graduación de Harvard dijo “Los mayores avances de la humanidad no son sus descubrimientos, sino como esos descubrimientos se aplican para reducir la desigualdad” ahora solo faltará ver, si somos capaces de conseguirlo.