La Renta Básica como respuesta al desequilibrio social

La Renta Básica como respuesta al desequilibrio social

Si es usted asiduo lector de este blog , ya sabrá que en las últimas entradas estamos tratando la idea de la Renta Básica Universal. Pues bien, para cerrar el círculo, después de una explicación del concepto (con números concretos para ilustrar mejor el asunto) , y de una explicación de los principales argumentos en contra; ahora le toca el turno al repaso a los alegatos a favor de esta propuesta.

¿Y cuáles son estos argumentos?

La total (o casi) erradicación de la pobreza: La verdad, es que puesto así, es una cuestión nada desdeñable. Es sin duda el argumento con más fuerza; la medida conseguiría algo histórico, acabar de golpe y porrazo con la pobreza de un país al dotar de recursos a la totalidad de sus ciudadanos. Poca broma.

Ayudaría a la iniciativa privada: Dotando con capital a todo ciudadano, se le está dando los recursos para iniciar sus propios negocios (como por ejemplo las startups). Sería más fácil que la población persiga sus sueños y tome más riesgos (sin la contrapartida de, en caso de fallar, acabar en la ruina).

Solucionaría el creciente riesgo de una sociedad sin puestos de trabajo por culpa de la robotización y mecanización de los procesos industriales. Ayudado a repartir de forma más equitativa la riqueza, alzando los niveles de bienestar.

Eliminaría el “efecto rebote” de las actuales prestaciones económicas. Actualmente, hay gente que tiene miedo de mejorar su situación personal precisamente por no querer perder la actual prestación, o subsidio que percibe.

Aumentaría la libertad individual. Tener un margen económico, y la seguridad de tenerlo de por vida dota a  las personas de unas perspectivas de las que nunca hemos gozado. Quitándonos del miedo, quién sabe de lo que seriamos capaces; esgrimen los defensores de esta medida.

 Con todo esto, el principal problema ya comentado es como se conseguiría financiar todo esto sin grabar en exceso a las clases medias. Según los números ya comentados en este artículo, la solución pasaría por un  fuerte castigo fiscal para los solteros que ganen más de 20000 euros al año, un perfil que no podemos considerar precisamente como el de una persona rica. Quizá una posible solución sería buscar otro tipo de impuestos para precisamente evitar este castigo a las rentas medias.